Tablada 1910: Más de un siglo como testigo de la aviación española en Sevilla

Jan Jan Olieslagers volando con su Bleriot XI en Tablada mientras es aclamado entre el gentío (Archivo Juan Antonio Guerrero Misa)

Jan Olieslagers volando con su Bleriot XI en Tablada mientras es aclamado entre el gentío (Archivo Juan Antonio Guerrero Misa)

Ahora que en estos días de celebración religiosa, de mezcla de fiesta de los sentidos y pura devoción cristiana, en cantidades variables según cada uno, y que no es ni más ni menos que la Semana Santa de Sevilla, se mira tanto al cielo, sea para pedir favores y ayuda, solicitar consuelo o dar gracias por lo recibido, a las imágenes de las cofradías que hacen su Estación de Penitencia a la Catedral, no estaría de más recordar una importantísima efeméride producida en los cielos de esta ciudad de la que el pasado 28 de marzo se cumplieron 105 años. Siglo y lustro del primer vuelo efectuado en Sevilla (y en toda Andalucía) en la que años más tarde se convertirá en base aérea de Tablada. Continue reading

Aterrizar en un barco: Eugene Ely y su Curtiss Pusher en el primer apontaje de la historia

Eugene Ely y su Curtiss entran en la historia aterrizando en la cubierta del crucero norteamericano USS Pennsylvania

Eugene Ely y su Curtiss entran en la historia aterrizando en la cubierta del crucero norteamericano USS Pennsylvania, en la bahía de San Francisco

Seguramente ninguno de los protagonistas de la hazaña se dio cuenta en aquel momento de que iban a revolucionar no solo la historia de la aviación, sino también las reglas del juego de la Guerra en el Mar y casi, de los conflictos venideros. El pasado 18 de enero se cumplieron 114 años del primer aterrizaje de un avión en un buque. Lo que surgió de una aventura, un reto, y una demostración de la valía de aquellas frágiles máquinas de madera y tela, diseñadas y pilotadas por valientes y entusiastas pioneros de la aviación, pasó a abrir un nuevo campo en la ingeniería naval, y en menos de una década después, empezaban a surgir en las mejores marinas del mundo la nave que se convirtió en capital del poder naval: el portaaviones.

Un día como aquel pero del ya lejano 1911, el joven piloto Eugene Burton Ely subió a la rudimentaria cabina de su frágil Curtiss Model D (o Curtiss Pusher), un biplano con hélice impulsora y 40 hp de potencia en el Hipódromo de Tanforan, adaptado como improvisado aeródromo y situado en la península de San Francisco, en California. En la toldilla del crucero acorazado USS Pennsylvania (ACR-4), anclado en la bahía, se había dispuesto una plataforma de 30 metros de longitud y 10 de ancho, atravesada de banda a banda por 22 tensores sujetos por sacos de arena. Ely había dispuesto tres ganchos en el tren de aterrizaje triciclo de su avión, con el fin de ir enganchándose a los tensores y detener el Curtiss al final de la plataforma. Por último, en caso de que todo fallara, se había dispuesto un grueso toldo para frenar. El Pusher despegó y se aproximó por la popa al crucero, con una velocidad de aproximación de sesenta kilómetros por hora, algo por encima de lo calculado debido al viento de cola. Ely vira y corta los gases. El biplano tocó en la plataforma y enganchó en el duodécimo retén, quedando detenido completamente 25 metros después. ¡Era la primera vez que un avión aterrizaba en un barco!

Continue reading