Lockheed SR-71 Blackbird: Velocidad Pura

Lockheed SR-71A Blackbird

El SR-71, así es como debería ser un avión: feo cuando está posado en tierra, gotea aceite como un colador, pero cuando se pone a Mach 1 las juntas se dilatan, se seca, se apoya en el viento y vuela como alma que lleva el diablo…lo llevé hasta el límite, a ciento veintiocho mil pies. Solo es feliz a alta velocidad, su lugar no está aquí en tierra…que forma más triste de morir quedándose parado esperando…

De esta manera describía Tommy Lee Jones en la entretenidísima Space Cowboys (Clint Eastwood, 2000) a uno de los más radicales, espectaculares y sorprendentes aviones de la historia: el supersecreto Lockheed SR-71 Blackbird. Continue reading

El Martillo del Japón: Boeing B-29 Superfortress

Recreación pictórica de las Superfortalezas regresando a Iwo Jima, averiadas y con heridos a bordo en muchas ocasiones...

Recreación del aterrizaje de emergencia de una de las Superfortalezas en Iwo Jima, tras cumplir una misión de bombardeo sobre el Japón. La construcción de una pista para este fin en la isla volcánica (a 1.200 km del archipiélago nipón) salvó a muchos B-29 averiados de caer al mar en su regreso a las Marianas (fuente: John Shaw Aviation Art)

En anteriores post hemos tocado de forma tangencial la historia, concepción, desarrollo, historial operativo y legado de este avión. Primaba, en un caso, su valor como ejecutor de una de las armas más terribles que el mundo ha podido ver (Enola Gay). En otro, fue, sin embargo, amable protagonista de una divertida cinta de aventuras Disney. Sin embargo, en esta ocasión vamos a hablar del avión como la gran máquina voladora que era, y no solo como concepto de arma ejecutora, arma disuasoria o como simplemente un gran icono aeronáutico, todo ello en la medida de lo posible, ya que es muy difícil desembarazarnos de esos valores en un avión como éste, el Boeing B-29 Superfortress

Continue reading

Antoine de Saint-Exupéry: sueños de aviación al encuentro de “El principito” en el desierto

Antoine de Saint-Exupéry se apoya pensativo en el maltrecho fuselaje de su Caudron tras ser rescatado. Concluía ahí su intento de récord a Vietnam, pero surgía una de las obras cumbre de la literatura universal

Antoine de Saint-Exupéry se apoya pensativo en el maltrecho fuselaje de su Caudron tras ser rescatado. Concluía ahí su intento de récord a Vietnam, pero surgía una de las obras cumbre de la literatura universal

“Era un vendedor de píldoras perfeccionadas que calman la sed. Se toma una por semana y no se siente más la necesidad de beber. – ¿Por qué vendes esto? -Dijo el principito. – Es una gran economía de tiempo – replicó el comerciante. – Los expertos han hecho cálculos. Se ahorran cincuenta y tres minutos por semana. – ¿Qué se hace con estos cincuenta tres minutos? – ¡Se hace lo que cada uno quiera! -Yo, -dijo el principito – si tuviera cincuenta y tres minutos para gastar, caminaría lentamente hacia una fuente”.

(El Principito)

Viaje al desierto, vida en el aire. Decepción en tierra. Sueños e ilusión sobre las nubes. Fue Saint-Exupéry un enamorado de la aviación, uno de aquellos pioneros que consolidaron una de las aventuras más fascinantes que haya podido desarrollar el ser humano…

Creo que tuvo dos vías para manifestar sus sentimientos, para sentirse feliz y expresar en justicia sus capacidades. Una fue la escritura. Su obra es mundialmente reconocida y toda su producción lo ha elevado directamente a la cota de los autores que todo lector reconoce generación tras generación. La otra es la aviación. Amargas decepciones y frustraciones a veces le aportó, al ser tachado de aviador aficionado, incluso de mediocre piloto. Vio como su sueño de la Aéropostale desaparecía tras la crisis de principios de los años treinta. A punto estuvo de perder la vida en varias ocasiones en varios accidentes, y finalmente desapareció…para volar más alto, sobre las costas de Córcega en un día de julio de 1944, a los mandos de su P-38 Lightning en misión de reconocimiento. Pero era su pasión desde el principio, y claro está que a veces, al mezclar ambas pasiones, podrían surgir las obras imperecederas. Tinta y aviación ¿Sucedió así con El Principito?

Continue reading

Aviación y Cine (XIV): Aviones 2. Equipo de Rescate.

planes_fire_and_rescue_ver2No podía faltar a la cita la consabida película Disney del verano, y con la intención de estirar todo lo posible la veta comercial de las máquinas con alma y sentimientos (y no me estoy refiriendo a Terminator), se acaba de estrenar en las salas europeas la segunda entrega de Planes (Aviones). Sinceramente, no tenía depositadas demasiadas esperanzas en ver una espectacular evolución en las entretenidas aventuras de  Dusty Crophopper, caracterizado esta vez como avión bombero. Como dijimos hace unos meses acerca de este Spin-Off fabricado por la factoría Disney para aprovechar el gran filón de esa joya que es Cars, cualquier aficionado a la aviación había seguramente disfrutado mucho al ver e identificar muchos modelos reales en la primera película de Planes, pero aparte de eso, y de su lograda calidad técnica, no parecía que la nueva entrega fuera a aportar otra cosa que ver más aviones en movimiento… Continue reading

70 años de la desaparición de Saint-Exupéry

Saint-Exupéry subiendo a la cabina de su P-38 Lightning

Saint-Exupéry subiendo a la cabina de su P-38 Lightning

31 de julio de 1944. Tiempo despejado y calmo, sin apenas viento. Aeródromo de Bastia-Borgo en Córcega. Despega un caza Lockheed P-38F-5B Lightning del Groupe de Chasse II/33 de la Armée de l’Air para efectuar una misión de reconocimiento fotográfico rumbo a Grenoble. A sus mandos, el escritor Antoine de Saint-Exupéry. Nunca más regresó. Un misterio que se abrió desde entonces y que terminó solo en parte cuando, en mayo de 2000 un experto logró identificar los restos del avión cerca de la isla de Riou, ante la costa de Marsella.

Muchas fueron las interrogantes que se plantearon en su desaparición. ¿Un error de navegación en un piloto veterano como él, por mucho que se cuestionaran sus capacidades? ¿Una improbable tormenta? ¿Un arranque agudo de sinrazón en medio de la depresión que lo atormentaba? ¿ La propia dificultad a la hora de pilotar un avión pesado y agresivo como aquél, poderoso y rapidísimo, pero exigente con un piloto medio? Nada de ello fue la causa más convincente y nada ha podido aclararse desde entonces, ni siquiera cuando un piloto alemán de la Luftwaffe, Horst Rippert, declaró en 2008 que había derribado un Lightning en aquella fecha, aunque no existan documentos y registros que lo puedan corroborar. Tan solo sabemos que con mucha probabilidad, Saint-Exupéry falleció aquel día, sobre todo desde que en 1998 un brazalete de plata con el nombre de Saint-Exupéry y de su esposa fue encontrado por un pescador.

Que más nos da. Lo que nos sigue quedando en nuestro recuerdo de lector infantil, en nuestro recuerdo de lector juvenil que quiere sentirse adulto y en nuestro recuerdo de lector adulto que quiere volver a ser niño al leer El Principito es esa frase tan misteriosa como su vida y como su muerte. “Parecerá que estoy muerto, pero no es verdad”. Es una ventaja que tienen los buenos escritores, que siempre quedan vivos en cuanto alguien lee su mejor obra. Vivos en azul, cielo limpio de ese que siempre nos imaginamos cuando soñábamos que volábamos de niños. Libros y aviones…

Vivo queda pues, más que de ninguna otra forma hoy, que cumplimos setenta años de su desaparición…

Lockheed P-38F-5B Lightning nº223. Armée de l´Air. Groupe de Chasse II/33 (42-68223, c/n 422-2734). (Fuente: © Patrice Gaubert / http://www.immadras.com)

Especificaciones Lockheed P-38F-5B Lightning:
Origen: Lockheed Aircraft Company
Planta motriz: Dos motores lineales de 12 cilindros en V Allison V-1710-89/91, sobrealimentados con turbocompresores de doble etapa y refrigerados por líquido, de 1.425 hp de potencia máxima unitaria al despegue.
Dimensiones: Envergadura: 18,85 m. Longitud: 11,53 m. Altura: 3,91 m.
Pesos: Vacío: 5.614 kg. Máximo al despegue: 9.206 kg.
Prestaciones: Velocidad máxima: 647 km/h. Velocidad de crucero: 402 km/h. Régimen de ascenso: 937,52 m/min. Techo de servicio: 12.190 m. Alcance medio: 560 km.
Armamento: Ninguno.
Tripulación: 1.

Bibliografía consultada:

Gunston, B. (1986). Guía Ilustrada de cazas y aviones de ataque aliados de la Segunda Guerra Mundial (II). Barcelona: Ediciones Orbis.

http://www.antoinedesaintexupery.com/

 

Aviación en el cómic: Mezek (Avia S-199)

 

Mezek (Avia S-199)

Recientemente cayó en mis manos otro cómic de aviación que hacía tiempo que deseaba leer. Tras el placer de El Gran Duque, ahora toca el turno (gracias al buen hacer de mi mejor copiloto, al que nunca se lo agradeceré lo suficiente) de Mezek, otra historia de aviadores con grandes cualidades, instinto asesino para el combate aéreo y un turbio pasado de difícil absolución. El veterano guionista galo Yann prepara una trama en este cómic con enormes posibilidades, ya que el tema da mucho juego y verdaderamente el argumento es de los más atractivos que puedan desarrollarse, y un entorno lleno de dificultades como era (y es) la Palestina de 1948, con un embrionario estado judío rodeado de enemigos y cuyos aliados, solo lo son de nombre, tiene muchísimo que ofrecer. La Guerra de Independencia de Israel de 1948 es una perfecta desconocida, y exceptuando algunos topicazos, se sabe poco sobre ella, sobre sus protagonistas, y como no, sobre sus aviones.

En esta ocasión vamos a hablar, aparte del cómic en sí (ya avisamos que no tiene desperdicio) del primer avión de combate que la nueva y microscópica Fuerza Aérea Israelí (Heyl Ha’Avir) tuvo a su servicio. Un avión que paradójicamente sirvió brillantemente en la Luftwaffe alemana y que tras el final de la Segunda Guerra Mundial fue montado, de forma residual en algunos países, con adaptaciones para poder seguir viviendo en unos cielos cada vez más llenos de reactores. Hablamos del extraño y casi desconocido Avia S-199 Mezek. Continue reading