Tablada 1910: Más de un siglo como testigo de la aviación española en Sevilla

Jan Jan Olieslagers volando con su Bleriot XI en Tablada mientras es aclamado entre el gentío (Archivo Juan Antonio Guerrero Misa)

Jan Olieslagers volando con su Bleriot XI en Tablada mientras es aclamado entre el gentío (Archivo Juan Antonio Guerrero Misa)

Ahora que en estos días de celebración religiosa, de mezcla de fiesta de los sentidos y pura devoción cristiana, en cantidades variables según cada uno, y que no es ni más ni menos que la Semana Santa de Sevilla, se mira tanto al cielo, sea para pedir favores y ayuda, solicitar consuelo o dar gracias por lo recibido, a las imágenes de las cofradías que hacen su Estación de Penitencia a la Catedral, no estaría de más recordar una importantísima efeméride producida en los cielos de esta ciudad de la que el pasado 28 de marzo se cumplieron 105 años. Siglo y lustro del primer vuelo efectuado en Sevilla (y en toda Andalucía) en la que años más tarde se convertirá en base aérea de Tablada.

En 1910, el Ayuntamiento de Sevilla decidía organizar la I Semana de la Aviación, un festival aéreo al que podrían acudir algunos de los pioneros de la aviación y que se estaban haciendo muy famosos en Francia. Dicho evento contaría con premios en metálico cuya suma total ascendía a la fabulosa cifra de 20.000 pesetas, así como un trofeo de plata donado por el propio consistorio hispalense, presidido por aquel entonces por el liberal Antonio Halcón y Vinent y que fue uno de los mejores alcaldes que ha tenido Sevilla. Se eligió como campo de vuelos una dehesa cercana a la ciudad, de propiedad municipal y dedicada al pasto de reses, tanto ganado de carne como reses bravas. Denominado como Dehesa de Tablada y cedida por la corona tras la conquista de la ciudad en el Siglo XIII, era un terreno ideal para estas operaciones, ya que era muy llano, de pasto corto y sin obstáculos.

El piloto belga Jan Olieslagers en la carlinga de su Bleriot XI (www.galeon.com/juliodominguez)

El piloto belga Jan Olieslagers en la carlinga de su Bleriot XI (www.galeon.com/juliodominguez)

A Sevilla llegaron el 26 de marzo cuatro aviadores: los franceses Külhing, Tyck y Barrier y el belga Jan Olieslagers, así como sus correspondientes aviones, todos ellos modelo Blériot XI, un monoplano muy fiable y que se había hecho famoso cuando su constructor, Louis Blériot, había cruzado el Canal de la Mancha el 26 de junio de 1909 con él y que desde entonces, sería un modelo muy utilizado en exhibiciones aéreas e incluso récords.

Tras los lógicos actos previos, finalmente sería el belga Olieslagers quien efectuara el primer vuelo en Sevilla a las 18.30 horas del 28 de marzo de 1910. Su avión efectuó aquel día dos saltos de veinte metros y posteriormente otro de cien metros. Aquellos modestos vuelos suponían sin embargo un hito histórico. Era la primera vez que “el más pesado que el aire” conquistaba el cielo azul de Andalucía y Sevilla podría estar orgullosa de albergar esta efeméride.

Los vuelos se reiniciaron el día 2 de abril, con Olieslagers de protagonista, pero debido a la adversa climatología, no pudo comenzar el concurso en sí hasta el día 6 y finalizando el 10. Los cuatro aviadores realizaron varias exhibiciones, sufriendo incluso Barrier un accidente sin demasiadas consecuencias para él, no así para su frágil montura de madera de tela. El piloto belga fue quien finalmente obtuvo la preciada copa, así como la mejor parte del pastel económico prometido.

Así que ya saben, si en estos días pueden disfrutar de la Semana Santa de Sevilla y del entorno tan hermoso que la alberga empezando por el cielo, recuerden que una máquina pilotada por uno de aquellos “maravillosos” locos, lo conquistó hace 105 años justos. En esas cosas Sevilla es una ciudad sin memoria…

Especificaciones (Blériot XI)

  • Origen: Blériot Aéronautique
  • Planta motriz: motor semirradial de 3 cilindros en abanico Anzani, refrigerado por aire, de 25 Hp de potencia al despegue.
  • Dimensiones: Envergadura: 7,80 m. Longitud: 8 m. Altura: 2,59 m.
  • Pesos: al despegue: 300 kg.
  • Prestaciones: Velocidad máxima: 58 km/h
  • Tripulación: 1

Bibliografía consultada:

Angelucci, E.; Matricardi, P. (1979). Aviones de todo el mundo. Tomo I: Desde los orígenes a la Primera Guerra Mundial. Madrid: Espasa-Calpe.

Domínguez Arjona, J.: Centenario del Primer Vuelo sobre Sevilla. En: http://www.galeon.com/juliodominguez/2009b/vuelo.HTML

Salas, N. (2010). Tablada. Crónica de un siglo de aviación. Sevilla: Guadalturia Ediciones.

VV.AA (1992). Crónica de la aviación. Barcelona: Plaza & Janés.

Comparte en tus redes sociales...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.