Jornada de Puertas Abiertas en la Base Aérea de Morón 31.05.2015

Torre de Control de la Base Aérea de Morón de la Frontera, con las siluetas del Eurofighter y el P.3 Orion

Torre de Control de la Base Aérea de Morón de la Frontera, con las siluetas del Eurofighter y el P.3 Orion

Aprovechando la hermosa efeméride del 75 aniversario de la Base Aérea de Morón de la Frontera, uno de los más brillantes patrimonios de la aviación española, se celebró en sus instalaciones una inolvidable Jornada de Puertas Abiertas, integrándolo además en la serie de actos que el Ministerio de Defensa había programado en toda España con motivo del Día de las Fuerzas Armadas (#graciasMILitares) el 6 de junio. Mucho ha llovido desde que el primitivo Aeródromo Militar “Vázquez Sagastizábal” se inaugurara en 1940, albergando desde el año siguiente la Escuela de Caza equipada con los ya veteranos Fiat CR-32 “Chirri”, muchos de los cuales fueron reconstruidos, y otros fabricados nuevos en la sevillana fábrica de la Hispano Aviación (estos últimos denominados HA-132L). Morón ha escrito muchos hitos en la historia de nuestra aviación, siendo la primera en España en albergar cazas de reacción North American F-86 Sabre, tras convertirse en base de utilización conjunta hispano-norteamericana.  En Morón han volado aviones de todo tipo, desde los bombarderos CASA 2111, los F-5, o los HA-220 Súper-Saetas hasta los F/A-18 Hornet, pasando por los C.16 Eurofighters del Grupo 11 y los Lockheed P.3 del Grupo 22, que tienen aquí su casa. Y todo el mundo occidental miró a Morón en 1991 cuando desde aquí despegaron los monstruosos Boeing B-52 rumbo a la Primera Guerra del Golfo.

Y es que para los Estados Unidos, como también lo es para España, Morón es una base de vital importancia en el Teatro Mediterráneo, y básico punto de apoyo entre Norteamérica y Oriente Medio.

Pasado, presente y futuro: cetrería delante de uno de los Eurofighter al fondo.

Pasado, presente y futuro: cetrería delante de uno de los Eurofighter al fondo.

No en vano, el Secretario de Estado John Kerry, tenía previsto volar a España el mismo día para firmar un acuerdo con el gobierno español (cita aplazada, debido a un inoportuno accidente de bicicleta, con fractura incluida, del político norteamericano), para aumentar la dotación militar estadounidense en Morón con un número de marines que rondaría los 3.500 efectivos, así como la conveniente inversión de 22 millones de euros para la ampliación de las instalaciones. El gobierno de Estados Unidos pretende así convertirla en centro permanente de su fuerza para el despliegue rápido en el norte de África, dentro de su estrategia global de guerra contra el terrorismo yihadista.

La base abrió sus puertas a las nueve de la mañana, siendo impresionante la respuesta de público. Verdaderamente la convocatoria merecía la pena, tanto en la exposición estática, como en las exhibiciones aéreas. En tierra, en el centro de la gran plataforma de estacionamiento, varias de las aeronaves que pertenecieron o pertenecen al Ala 11: un EF-18M del Ala 12 de Torrejón, uno de los Lockheed P.3M Orion modernizados por EADS-CASA, un C.16 Eurofighter y un veterano CASA F-5BM de entrenamiento, que volaron aquí en los setenta, encuadrados en el Ala 21. Cerca de ellos, y representando a la Armada, un helicóptero Sikorsky SH-60B de la 10ª Escuadrilla y un AV-8B Harrier II Plus de la 9ª Escuadrilla.
Uno de los Yak-52 de la Asociación Jacob 52 tras su exhibición aérea. Estos aviones de entrenamiento acrobático, de procedencia soviética, tienen unas excelentes prestaciones y muchos de ellos siguen volando con aviónica occidental (Antonio García)

Uno de los Yak-52 de la Asociación Jacob 52 tras su exhibición aérea. Estos aviones de entrenamiento acrobático, de procedencia soviética, tienen unas excelentes prestaciones y muchos de ellos siguen volando con aviónica occidental (Antonio García)

Los norteamericanos, del 496th Air Base Squadron, contribuyeron con un Lockheed KC-130J cisterna y un espectacular convertiplano Bell-Boeing MV-22 Osprey, ambos del Cuerpo de Marines allí estacionados, y que hicieron las delicias de niños y mayores que los contemplaron y accedieron a ellos. Además,  participó con sus equipos (Control del Tráfico Aéreo, radioayudas, radares y comunicaciones satelitales, muestras de armamento ligero…) y su incansable personal, el Segundo Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (SEADA), Grupo Móvil de Control Aéreo (GRUMOCA), y el Segundo Batallón de Intervención en Emergencias (BIEM II). Además del Aeroclubs de Aeromodelismo (con una atractiva exhibición aérea incluida), exhibición de halconeros, y varias diversiones para los más pequeños. Mucho éxito tuvo incluso un cockpit al que se podía acceder (y fotografiarse en él), de un veterano McDonnell-Douglas RF-4C de reconocimiento fotográfico, que tras ser volado durante muchas horas en la Guerra del Vietnam (y ser seriamente dañado), fue adquirido por nuestro Ejército del Aire hasta su baja definitiva.

Uno de los espectaculares convertiplanos MV-22 Osprey estacionados en Morón.

Uno de los espectaculares convertiplanos MV-22 Osprey estacionados en Morón.

En cuanto a la exhibición dinámica, completa y espectacular. Pudo disfrutarse con toda comodidad (a pesar de los obvios rigores del sol de fines de mayo), de las evoluciones de las aeronaves traídas por la Patrulla Plus Ultra, Aeroclub de Málaga o las preciosas reliquias de la Fundación Infante de Orleans. Magníficas actuaciones también las ofrecidas por los pilotos de los Yakovlev Yak-52 de la Asociación Jacob 52. Airbus Industrie trajo a Morón desde la vecina Sevilla uno de sus A-400M, que levantó al público con aplausos durante su aterrizaje y carreteo (significativo ese apoyo cariñoso a un avión querido por entendidos y profanos, fuente de trabajo y esperanza para muchas familias, y que, desgraciadamente, está pasando momentos de incertidumbre, en gran medida injusta. No hay más “opinadores” por metro cuadrado que en España). Las dos patrullas acrobáticas del Ejército del Aire llenaron de emoción la mañana, tanto la Patrulla ASPA con sus ágiles Eurocopter EC-120 Colibrí como la Patrulla Águila, siempre fieles y siempre espectaculares a bordo de los venerables y fiables C.101.
La Patrulla Águila carreteando en la calle de rodaje para iniciar su exhibición (Antonio García)

La Patrulla Águila carreteando en la calle de rodaje para iniciar su exhibición (Antonio García)

Y además, los cuatro C.16 Eurofighter del Grupo 11, demostrando su potencia y agilidad, tanto en solitario como escoltando majestuosamente a un precioso P.3M. Es éste uno de los más valiosos sistemas de armas de nuestro arsenal, ya que el listado de Ejercicios Multinacionales y Misiones de Mantenimiento de Paz es impresionante. Más que cumplidas sus cien mil horas de vuelo, el Grupo 22 es una unidad muy querida y valorada.

Con estas breves líneas queremos agradecer a todos los integrantes de las Unidades que han participado en dicha jornada, por su profesionalidad, paciencia y simpatía a la hora de acercar su dedicación y trabajo al numeroso público que el pasado 31 de mayo se acercó a la histórica base aérea sevillana, y donde todos pudieron disfrutar con respeto y orgullo, del pasado, presente y futuro de nuestro Ejército del Aire.
Espectacular pasada del P.3M 22-35 flanqueado por cuatro C.16 del Ala 11 (Antonio García)

Espectacular pasada del P.3M 22-35 flanqueado por cuatro C.16 del Ala 11 (Antonio García)

Modelo a escala del Ryan NYP, Spirit of St. Louis, con el que Charles Lindbergh cruzó el Atlántico en 1927.

Modelo a escala del Ryan NYP, Spirit of St. Louis, con el que Charles Lindbergh cruzó el Atlántico en 1927.

Cockpit del McDonnell-Douglas RF-4C Phantom de reconocimiento fotográfico. Este avión fue asignado al 432 Ala de Reconocimiento Aéreo (TRW) durante la Guerra de Vietnam, llegando a ser alcanzado por un misil SAM en una misión. Comprado por el Ejército del Aire en 1995, fue asignado al Ala 12 de Torrejón de Ardoz con el numeral 12-66, hasta causar baja en 2002.

Cockpit del McDonnell-Douglas RF-4C Phantom de reconocimiento fotográfico. Este avión fue asignado al 432 Ala de Reconocimiento Aéreo (TRW) durante la Guerra de Vietnam, llegando a ser alcanzado por un misil SAM en una misión. Comprado por el Ejército del Aire en 1995, fue asignado al Ala 12 de Torrejón de Ardoz con el numeral 12-66, hasta causar baja en 2002.

McDonnell Douglas EF-18M perteneciente al Ala 12 de Torrejón.

McDonnell Douglas EF-18M perteneciente al Ala 12 de Torrejón.

Un veteranísimo CASA F-5BM de enseñanza avanzada

Un veteranísimo CASA F-5BM de enseñanza avanzada

McDonnell Douglas AV-8B Harrier II de la Armada Española

McDonnell Douglas AV-8B Harrier II de la Armada Española

Rotor de cola del Sikorsky SH-60B de la Armada

Rotor de cola del Sikorsky SH-60B de la Armada

Patrulla Águila

Patrulla Águila

Hermosa decoración en la cola de uno de los CASA C.101, celebrando el 25 aniversario de la Patrulla Águila (Antonio García)

Hermosa decoración en la cola de uno de los CASA C.101, celebrando el 25 aniversario de la Patrulla Águila (Antonio García)

Noticias relacionadas :

La Base Aérea de Morón ‘rebosa’ al celebrar su 75 cumpleaños. En: http://www.elmundo.es/andalucia/2015/05/31/556b437b46163f28598b457e.html

Festival aéreo en la base de Morón para celebrar su 75 aniversario. En: http://www.antena3.com/noticias/espana/festival-aereo-base-moron-celebrar-aniversario_2015053100051.html

 

El último avión de Tablada: CASA/Dornier C-127

Un CASA/Dornier C-127 (U.9) preside la explanada central de la Base de Tablada. Fabricado en España por CASA en número de 50 unidades, este modelo fue el primero diseñado en Alemania tras la Segunda Guerra Mundial.

Un CASA/Dornier C-127 (U.9) preside la explanada central de la Base de Tablada. Fabricado en España por CASA en número de 50 unidades, este modelo fue el primero diseñado en Alemania tras la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, 24 de marzo, se cumple un año del inicio de esta bonita aventura. Un año de vida cumple este blog, un año de esfuerzos, de sorpresas y de muchísimas satisfacciones. Muchos retos que este pequeño equipo ha podido solventar, con paciencia, trabajo y humildad. Sobre todo, el sentido común, la profesionalidad y el conocimiento técnico que alguien como Ángela Escobar ha aportado, incansable, a este humilde rincón aeronáutico y ha permitido hacerlo crecer, impulsarlo y vincularlo con el futuro de las redes sociales. Gracias a ella y gracias a los que de forma regular o esporádica han entrado aquí a leer viejas y nuevas historias de estos queridos pájaros.

Por eso no podríamos celebrar este primer año juntos de forma mejor que hablando de Historia. De historia de la aviación, de las gestas de los aviadores españoles y del marco que las albergó. Como hace un año, hablaremos de la sevillana Base de Tablada y del último avión que operó en sus viejas pistas: el CASA/Dornier C-127. Continue reading