El regalo de Arnim Faber a los aliados: la captura del primer caza Focke Wulf Fw 190

El Fw 190A-3 de Farber, tras haber recibido una capa de camuflaje y tapadas todas las cruces, estacionado en un aerófdromo para iniciar uno de sus muchos vuelos de prueba. El número de serie emitido por la Luftwaffe (Werk-Nummer (5)313) ha sido borrado y sustituido por el número de la RAF MP499.

El Fw 190A-3 de Farber, tras haber recibido una capa de camuflaje y tapadas todas las cruces, estacionado en el aeródromo de Farnborough para iniciar uno de sus muchos vuelos de prueba. El número de serie emitido por la Luftwaffe (Werk-Nummer 313) ha sido borrado y sustituido por el número de la RAF MP499.

23 de junio de 1942. Uno de los magníficos nuevos cazas en uso por parte de la Luftwaffe, el ágil Focke-Wulf Fw 190A, regresa de una misión de combate sobre los cielos de Bretaña, enfrentándose a varios Supermarine Spitfire Mk.V de la RAF. Corto de combustible, su piloto, el Oberleutnant  (Teniente Primero) Arnim Faber, se dispone a regresar a su base de partida, pero no es capaz de localizarla y decide tomar tierra en el primer aeródromo que encuentre. Cuando ve uno, decide efectuar un orgulloso medio tonel mientras baja el tren de aterrizaje y extiende los flaps. Alinea su pequeño Würger (Alcaudón) y toma tierra sin problemas.

Pero al cortar el encendido de su potente motor BMW se da cuenta de que algo no va bien. El personal de tierra de aquel aeródromo no viste como debiera. ¡es personal de la RAF! ¡Acaba de aterrizar en una base enemiga! ¿Como ha sido posible?
Así sucedió una de las mejores, y más sencillas, capturas de un equipo militar por parte del enemigo durante la segunda Guerra Mundial. Uno de los mejores aviones de combate alemanes había caído en manos aliadas, por un error de un piloto alemán. Esta es la historia…

Varios Fw 190 del Jagdgeschwader 2 inician el carreteo antes del despegue, encabezados por el A-2 "8 Blanco" del jefe de escuadrilla. La foto está tomada en el aeródromo francés de Théville, en junio de 1942 (http://www.warbirdphotographs.com)

Varios Fw 190A-2 del Jagdgeschwader 2 inician el carreteo antes del despegue, encabezados por el “8 Blanco” del jefe de escuadrilla. La foto está tomada en el aeródromo francés de Théville, en junio de 1942 (http://www.warbirdphotographs.com).

El inicio de la Campaña contra la Unión Soviética (Operación Barbarroja), supuso el traslado de la mayoría de las unidades de la Luftwaffe al Este, quedando tan solo las Alas de Caza (Jagdgeschwader) 2 y 26 para vigilar a la RAF en el Canal de la Mancha. En 1941, el centro de gravedad de la Guerra había pasado a las estepas rusas y el Frente Occidental quedaba en segundo plano.

Tras la derrota de la Luftwaffe en la Batalla de Inglaterra ante la Royal Air Force, y concluidas las operaciones en el invierno de 1940, las unidades alemanas al otro lado del Canal se mantuvieron a la defensiva, siendo la avaiación británica la que tomara la iniciativa a partir de entonces. Los nuevos Spitfire Mk.Vb superaban en rendimiento a los otrora temidos Messerschmitt Bf 109E. Tan solo con la llegada de las nuevas versiones F (Fritz), con aerodinámica mejorada y el más eficaz motor Daimler Benz DB 601E, pudo restablecerse parcialmente el equilibrio en el cielo frente a su archienemigos ingleses.

Uno de los primeros Fw 190A-1 en servicio, este “13 Negro”del II/JG 26 con el teniente Horst Sternberg sentado en la cabina. la foto está tomada en la base belga de Wevelghem, en septiembre de 1941. Sternberg fue derribado en febrero de 1944 por un P-47 norteamericano cuando contaba ya con 23 victorias (http://www.warbirdphotographs.com).

Pero a comienzos de aquel año de 1941, la RAF se iba a encontrar con una nueva y desagradable sorpresa. Un pequeño caza de ala media, muy ágil y pesadamente armado, capaz de volar a mayor velocidad que cualquier rival aliado, estaba entrando en servicio en las escuadrillas de la Luftwaffe. Se trataba del nuevo Focke-Wulf Fw 190A, un magnífico diseño del profesor Kurt Tank capaz de enfrentarse airosamente a sus enemigos aliados. No fue fácil su puesta en servicio, sobre todo debido al sobrecalentamiento de su potente motor radial BMW 801, que producía graves incendios, pero a base de modificaciones y rediseños en el sistema de refrigeración, más el típico tesón germano, el prometedor avión terminó funcionando fiablemente. Era robusto, muy ágil y maniobrero a bajas alturas, contaba con un tren de aterrizaje de cuerda ancha que facilitaba las operaciones en campos poco preparados y su pequeña silueta lo hacía más difícil de ser alcanzado. Y además, era mucho más rápido que el Spitfire Mk.Vb. En estas condiciones, el Mando de Cazas británico empezó a sufrir graves pérdidas. Durante la Operación Cerberus, el complicado cruce del Canal de la Mancha efectuado por los acorazados Scharnhorst y Gneisenau desde el puerto francés de Brest hasta la base naval alemana de Kiel, la cobertura aérea preparada por la Luftwaffe y compuesta por los nuevos Fw 190 junto a los conocidos Bf 109F se comportará perfectamente frente a la aviación inglesa. Los dos buques llegarán a su destino casi incólumes, ante las mismísimas narices de la RAF. Son unos meses de incertidumbre, porque las pérdidas aliadas continuarán aumentando, durante las incursiones de bombardeo diurno sobre la Francia ocupada, entre 1941 y 1942. Los denominados meses felices por parte de la caza alemana.

Humillado, el Fw 190A-3 del Oberleutnant Faber permanece estacionado en el aeródromo galés de Pembrey. Obsérvese la cabeza de gallo pintado en el capó, insignia del Gruppenkommandeur del III/JG 2, el Hauptmann (capitán) Hans Hahn. En alemán, "Hahn" significa literalmente gallo.

Humillado, el Fw 190A-3 del Oberleutnant Faber permanece estacionado en el aeródromo galés de Pembrey. Obsérvese la cabeza de gallo pintado en el capó, insignia del Gruppenkommandeur del III/JG 2, el Hauptmann (capitán) Hans Hahn. En alemán, “Hahn” significa literalmente gallo.

Después de nueve meses de enfrentamientos, la RAF seguía sin saber las características de aquel pequeño y chato monoplaza que mostraba unas prestaciones claramente superiores a sus Spitfires. Era prioritario obtener un ejemplar intacto para conocer sus secretos, pero hasta aquel momento, los aviones que habían sido derribados habían caído en territorio francés, o reposaban en las frías aguas del Canal.

Los servicios secretos británicos plantearon incluso varias acciones arriesgadas (diría más bien que impracticables), como aterrizar en una base alemana con un Bf 109 capturado y con daños, pilotado por un agente británico que, en perfecto alemán, solicitara uno de aquellos nuevos cazas para despegar al combate, y tras el despegue, acelerar a máxima velocidad y mínima altitud hasta la base aérea de la RAF más cercana. Otro plan, codificado como Airthief, se basaba en infiltrar un comando en una de las bases alemanas del JG 26, las más cercanas a la costa (preferiblemente la de Abbeville-Drucat), para allí aguardar el momento de robar uno de los preciados Focke-Wulf.

Pero la suerte, la veleidosa dama que cambia la suerte de la batalla en un abrir y cerrar de ojos, se puso del lado de los aliados. En la tarde del 23 de junio de 1942, Spitfires de la RAF se enfrentaron brevemente sobre Bretaña con algunos Fw 190 de la III/JG 2, repitiéndose la melée en los cielos de Devon. Ya muy cortos de combustible, los cazas alemanes se retiraron a sus bases…excepto uno.

Otra vista del Fw 190 capturado. Tras varios meses de pruebas, el avión fue despojado de todos los equipos útiles y desguazado, en septiembre de 1943. (http://www.warbirdphotographs.com)

Otra vista del Fw 190 capturado. Tras varios meses de pruebas, el avión fue despojado de todos los equipos útiles y desguazado, en septiembre de 1943 (http://www.warbirdphotographs.com).

El Fw 190A-3 (Wk-Nr 313), pilotado por el Oberleutnant Arnim Faber, se había desorientado durante el combate aéreo anterior y había tomado un rumbo equivocado hacia el NE. Al observar un curso de agua creyó que era el Canal de la Mancha y que se encontraba de regreso a casa, pero ni se dio cuenta de que realmente era el Canal de Bristol y que la llanura que se extendía frente a él era el Sur de Gales. Casi sin combustible, aterrizó en el primer aeródromo que encontró…uno denominado Pembrey, ¡una pequeña pista de entrenamiento de la RAF! demasiado tarde para rectificar, se dio cuenta al fin de su terrible error de navegación: había aterrizado en Inglaterra, y para agravar más el tema, con un ejemplar del Fw 190 intacto… y a disposición de los británicos.

Mientras el desolado Faber era conducido a retaguardia (fue confinado en un campo de prisioneros en Canadá, y curiosamente repatriado poco antes del final de la guerra), su Fw 190 fue trasladado al aeródromo de la RAE (Royal Aircraft Establishment), en Farnborough, una unidad de investigación y desarrollo perteneciente al War Office, donde se le borraron las insignias germanas y se le aplicó un camuflaje británico, recibiendo el número de matrícula MP499. Entre el 3 de julio de 1942 y el 29 de enero de 1943, el avión efectuó 29 vuelos de prueba, totalizando doce horas y quince minutos en el aire. Además de la RAE, el Würger fue también testado por la Air Fighting Development Unit (AFDU), unidad de la RAF estacionada en Duxford que evaluaba aviones capturados al enemigo para desarrollar tácticas contra ellos. Evidentemente, todas las virtudes y defectos del pequeño y magnífico Fw 190 quedaron expuestas, y, a partir de aquel momento, la industria aliada desarrolló modelos mejorados, como los Spitfire Mk.IX y Mk.XII, o el posterior cazabombardero Hawker Typhoon, mientras que los pilotos aliados aprendieron a combatir con mayor efectividad a aquel avión, que puede considerarse uno de los mayores trofeos para la Inteligencia Británica durante toda la guerra.

Especificaciones Focke-Wulf Fw 190A-3
  • Origen: Focke-Wulf Flugzeugbau AG.
  • Planta motriz: Un motor radial de 14 cilindros en doble estrella BMW 801 D-2, refrigerado por aire, con dispositivo de sobrealimentación de inyección de agua/metanol MW-50, desarrollando 1.700 hp al despegue (2.100 hp con propulsión de emergencia).
  • Dimensiones: Envergadura: 10,51 m. Longitud: 8,85 m. Altura: 3,39 m.
  • Pesos: Vacío: 3.470 kg. Máximo al despegue: 4.865 kg.
  • Prestaciones: Velocidad máxima: 656 km/h a 6.300 metros. Velocidad de crucero: 477 km/h. Techo de servicio: 10.300 m. Ritmo de Trepada: 9 min. 6 seg. a 6.000 metros. Alcance máximo: 1.620 km.
  • Armamento: Dos cañones de 20 mm Mauser MG 151/20E en las raíces alares, dos Rheinmetall-Borsig MG-FF de 20 mm en las alas y dos ametralladoras de 7,92 mm Rheinmetall-Borsig MG 17 sobre el capó motor.
  • Tripulación: 1.

Bibliografía consultada:

Angelucci, E.; Matricardi, P. (1979). Aviones de todo el mundo. Tomo III: La Segunda Guerra Mundial (I parte). Madrid: Espasa-Calpe.

Guerrero, J.A. (1982). Focke Wulf 190. Madrid, San Martín.

Weal, J. (1996). Focke-Wulf Fw 190 Aces of the Western Front. Oxford: Osprey Publishing Ltd.

Wood, T.; Gunston, B. (1997). Luftwaffe. Barcelona: Ediciones Folio.

Unintentional Gift (2011). Recuperado de: https://fcafa.com/2011/10/26/unintentional-gift/

Comparte en tus redes sociales...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.